sábado, 8 de agosto de 2015

Heladerías españolas

¡Hola a todos! ¿Cómo lleváis el verano? Yo aún sigo combatiendo el calor desde mi casa, ya quedan solo 10 días para irme a Málaga :D Esta no será mi última entrada antes de irme, lo prometo, aunque no puedo prometer cuándo la subiré. También pedir perdón por tardar tanto en ponerme al día con vuestros blogs, voy poco a poco para poder leer vuestras entradas con detenimiento :)

Hoy os traigo una entrada refrescante, para los que estáis como yo, combatiendo este calor desde casa, así al menos ser hará algo más ameno ^^




¿A quién no le gustan los helados? Cremosos, refrescantes y una verdadera delicia para el paladar, últimamente los sabores clásicos como fresa, vainilla o chocolate le están cediendo el paso a propuestas arriesgadas e innovadoras que no dejan indiferente a nadie: desde fabada o almejas a la marinera hasta piruleta y galleta María.
¿Preparados? Pues nos vamos a comer los helados más buenos de toda España:



Los Italianos, Granada
Esta heladería ofrece gran variedad de helados artesanales, el más famoso es el helado llamado “casatta”, pero también son famosas los tarta-helados o los helados de sabores tradicionales. Se ha convertido en un lugar de visita obligada para los turistas que visitan la ciudad andaluza.



Andrés Sirvent, Calahorra, La Rioja
¿Apio, pimiento del piquillo, alcachofa o zanahoria? En el mostrador de Andrés Sirvent, más de 50 variedades vegetales esperan para ser degustadas por aquellos clientes que buscan algo fuera de lo común. Verduras recién cortadas en las huertas que escoltan el Ebro son recibidas a diario en su pequeño obrador y procesadas sin ningún tipo de colorante ni conservante para confeccionar los conos más verdes de toda España.



Casa Mira, Málaga
Siete locales repartidos entre Marbella y Málaga demuestran el volumen de negocio de Casa Mira. Fue en 1890 cuando Severino Mira dejó su Jijona natal para establecerse en la malagueña calle de Cisneros, donde abriría la horchatería Los Valencianos con la intención de vender los más jugosos cucuruchos de la ciudad. De ahí marchó a la calle Nueva para establecerse en 1930 en la de Larios, estando considerada como la mejor botillería de la ciudad a día de hoy.



Coladilla, León
Leche entera y recién ordeñada son el punto de partida para la elaboración de estos productos artesanales de Coladilla, pequeña localidad de la provincia de León, con menos de un centenar de habitantes. No existe una tienda física donde comprarlos, sino unos simpáticos carritos que pueden encontrarse durante la época estival en la Plaza de Botines, de León, en la Plaza Mayor de Astorga y en la misma fábrica, en la propia Coladilla.



DellaSera, Logroño
Fernando Sáenz es profesor en la Carpigiani Gelato University de Bolonia, primera en torno al universo del helado. Situada en la calle de Portales, DellaSera ofrece sugerencias que salen de lo normal, como mazapán riojanito, crema de frambuesas maceradas en vinagre balsámico de Haro o zurracapote, bebida típica deNavarra. Para los más clásicos, chocolate a la naranja o stracciatella trufada. Sáenz colabora con algunos de los más celebrados restaurantes del país, como Mugaritz o Echaurren.



Helarte. Costa Teguise, Lanzarote
Situada frente al mar y con más de diez años de experiencia, Helarte es para muchos la heladería por excelencia de las Islas Canarias. Sabores a piruleta, nata con Kit Kat, palomitas con sirope de caramelo, cóctel San Francisco o galleta María, así como refrescantes sorbetes y unas cuantas opciones menos calóricas, sirven para hacerse una idea de esta joven y dinámica empresa en Costa Teguise.



Islandia. Gijón
Los más genuinos sabores asturianos se dan cita en este local de Gijón: sidra, fabada, arroz con leche, cabracho, oricios… Amén de otros tan llamativos como callos, almejas a la marinera, ajo o espárragos trigueros. Pero, queden tranquilos aquellos que no tengan mente tan abierta porque también podrán encontrar los clásicos de mantecado, nata o turrón, igualmente como productos especiales para celíacos y diabéticos.



Los Alpes. Madrid
Esta firma fundada en 1950 por cierto matrimonio formado entre un italiano y una española, Los Alpes, es la heladería más antigua de la capital de España. En la actualidad, son sus nietos quienes la regentan y elaboran más de 80 sabores sin ningún tipo de conservantes y con ingredientes de primera calidad: chocolatesValrhona, avellanas de Reus, fresas ecológicas, limones de Murcia o pistachos de Sicilia. Todos ellos, con leche que llega a diario desde una cooperativa cercana.



Nossi-bé, Bilbao
Más de 100 años de historia avalan un establecimiento familiar cuyas elaboraciones van mucho más allá de lo dulce: setas, Idiazábal con nuez y membrillo, salmón o chipirones en su tinta, toda una declaración de amor a la materia prima más auténtica. Su actual propietaria, Esther Ortiz, tomó el relevo de su padre, Victoriano, quien regentó Nossi-bé durante 25 años, siendo nombrado heladero más veterano de España en 1998.



Pura Vida, Huelva
Cien por cien artesanales, sin colorantes ni saborizantes, y hasta con un cuarenta por ciento de fruta, los productos de Pura Vida bien merecen una parada en Huelva. Sandía y pepino para refrescarse, café de Costa Rica para espabilarse o regaliz para subir la tensión son algunas de las variedades que pueden encontrarse tras sus vitrinas, además de opciones sin gluten y originales ideas a base de torrija, pestiño u hornazo, éstas últimas en Semana Santa.



Rocambolesc. Girona, Platja d’Aro y Madrid
Jordi Roca, uno de los más renombrados pasteleros del mundo, abrió su propio negocio hace algunos años junto a su mujer, Álex Rivas. En la actualidad ya cuenta con tres locales, todos ellos de estética vintage e inspirados en el mundo fantasioso de Willy Wonka, personaje principal de la película Charlie y la fábrica de chocolate, de Tim Burton. Las más originales ofertas de Rocambolesc son seis tipos de estos productos que pueden combinarse hasta con 34 toppings diferentes: crujiente de caramelo, almendras garrapiñadas, rocas de miel, nubes de violeta…



Esto ha sido todo por hoy. ¿Habéis estado en alguna de estas heladerías? ¿Os gustaría probar algún helado de estos fantásticos sitios? ¿Conocéis alguna otra heladería que merezca la pena ir a propósito? Contádmelo en un comentario :).

¡Hasta pronto!

3 comentarios:

  1. Pues te digo que en Sevilla, los mejores son los de la heladería Rayas y los de la heladería Freskura. Espero que algún día vengas a disfrutarlos. Besos!

    ResponderEliminar
  2. 'Hola!
    Me encantan los helados, aunque soy bastante rara para ellos. Nunca había oido hablar de estas heladerias, la de Madrid la tendré que visitar. De todos modos como los helados que probé en Roma ningunos.

    Un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...